miércoles, 28 de octubre de 2009

Ágora: reflexión

Hace ya unas semanas tuve ocasión de ver la película de Amenábar de la que tanto se ha hablado y que curiosamente tan poca polémica creó al final.
Ágora narra la historia de Hipatia, filósofa alejandrina del siglo IV-V, con más o menos fidelidad.

La película no es, ni mucho menos, la mejor obra de Amenábar. El guión es bastante flojo e irregular, aunque se ve más o menos compensado por la escenografía y el montaje, de forma que al menos la película no se hace aburrida en ningún momento. Mención aparte merece también una guapísima Rachel Weisz y una BSO muy acertada. Creo que lo mejor que se puede decir es que se deja ver, pero no es ninguna maravilla.
Sin embargo, creo que la intención de Amenábar era no solo construir un biopic de este interesantísimo personaje histórico, sino invitar a la reflexión. Como profano en Historia Antigua no seré yo quien se atreva a cuestionar la fidelidad o no de la reconstrucción que ha realizado el equipo de Ágora. En el artículo de la Wikipedia sobre el tema hay una abundante recopilación de bibliografía sobre el tema para el que quiera entrar en ese terreno. No obstante, sean verídicos o no los hechos, lo cierto es que perfectamente podrían haberlo sido, y por tanto, podemos tomarlos como una metáfora, que creo que es lo que realmente Amenábar quiso hacer.

La historia de Hipatia no deja de ser una metáfora (más o menos real en este caso) acerca de la irracionalidad, la violencia y el odio que generan las religiones organizadas contra su mayor enemigo: el pensamiento crítico. Con Hipatia o sin Hipatia, el hecho histórico es que la mayor colección de conocimiento del mundo Antiguo fue quemada, saqueada y destruida por hordas de cristianos ignorantes y becerriles, alienados bajo las órdenes de personas más astutas y perversas, sedientas de poder a cualquier precio. El daño que este suceso hizo a la Humanidad jamás podrá ser calculado. Carl Sagan afirmó alguna vez que si la Biblioteca de Alejandría no hubiera sido destruida, hoy tendríamos colonias en Marte. Nunca lo sabremos, pero no es en absoluto una idea descabellada. La destrucción de todo ese conocimiento, junto con la ola de represión "intelectual" que trajeron los siglos siguientes, sumió a Europa en un sueño de la razón del que no despertaría hasta casi 1000 años después, que se dice pronto. Éste es el retraso científico y tecnológico que la religión cristiana trajo al mundo. Ése es su legado. Bueno, ése y por supuesto siglos y siglos de represión, censura, malos tratos, torturas, odio, injusticia, maldad, miseria, ignorancia e infelicidad para todos aquellos que no pasaban por el aro (intelectuales, homosexuales, ateos y escépticos, científicos, "brujas" y un largo etc.) e incluso los que aceptaban la doctrina estaban condenados a la infelicidad pues la esencia del cristianismo no es otra que el pecado original y la idea de la culpa, la dichosa y puñetera culpa. De todo esto, es de lo que creo que Amenábar quiso hacer una metáfora. Y lo ha conseguido. Hacia el final de la película mi odio instintivo hacia la religión alcanzó extremos que hacía tiempo que no sentía (¿me estarán alienando?) y me entraron unas ganas enormes de gritar y quemar iglesias para aplacar mi furia...
Y era necesario hacerla para que mucha gente se pare a pensar por qué narices aún hoy seguimos sufriendo a la ICAR y compañía. ¿Cómo es posible que hoy en día los culpables de uno de los mayores crímenes contra la humanidad sigan campando a sus anchas y disfrutando de poder y riqueza? Es algo que no me entra ni me entrará jamás en mi cabeza. No puedo entender como nadie puede tener la indecencia, la falta de ética y de perspectiva histórica para decir siquiera que la ICAR merece "tolerancia" o "respeto", cuando ni siquiera han pedido perdón por todo lo que han hecho. No. La Humanidad dará un paso de gigante el día que la ICAR se disuelva y desaparezca para siempre, pero permaneciendo en el recuerdo histórico como aviso a navegantes.

La otra reflexión que me suscitó la película fue sobre la importancia del pensamiento crítico. En una escena de la película, Hipatia le reprocha a Orestes cómo puede importarle tan poco pensar que tal vez el mundo que están pisando se está moviendo en ese preciso instante (algo que en aquella época no se sabía). Hipatia ofreciéndole a Orestes una hipótesis que podría explicar TODO el universo conocido y a él solo le preocupan sus politiqueos... La capacidad para sorprenderse por los fenómenos que ocurren a nuestro alrededor y buscar una explicación para ellos es el fundamento de la ciencia, que no es sino la herramienta del pensamiento crítico. Por qué hay personas que no se sienten fascinadas por encontrar la explicación a un hecho que no se comprende es algo que, al igual que le sucedía a Hipatia, escapa totalmente a mi entendimiento. Y quizá porque no comprendo esto, es por lo que tampoco puedo entender a los que se toman en serio una religión, que no es más que el parásito más grande jamás creado por la cultura.

11 comentarios:

SGS dijo...

Por lo que comentas en la crítica, que en cuanto a valoración de la película va de menos a más, si bien no te dio la sensación de que el guión o el argumento fuesen buenos, consiguió que te hagas todas esas preguntas o en tu caso también quieras quemar cosas.

Pocas películas son llevadas al cine con historias como ésta (y por eso no quería dejar de verla aunque está de moda no ir al cine... :( )sobretodo si son superproducciones, las que narran como la iglesia a base de ignorancia y fábulas de lo más ridículas, influenció a la gente para que haga cosas tan horribles como las de la vida de Hipatia, la quema de una biblioteca...etc.

Y así, sin más, se perdieron más de 1500 años de progreso irrecuperables y que pasaron totalmente desapercibidos sin ningún tipo de consecuencia para esta... empresa-mafia-secta-banco-país.

PD: quiero verla!

Curumbao dijo...

Yo creo que no generó polémica porque no se vendió como una película denunciando un abuso cristiano, si no como una película de acción, y si me apuras histórico-científica.

En cuanto a juzgar a los cristianos actuales por los actos de los cristianos antiguos es como si te quisieras juzgar a ti mismo porque un antepasado tuyo matara a alguien (que estadísticamente ha sucedido). Creo que se debe juzgar a cada persona en su tiempo, y en este caso además a cada persona por su acto (no es que la ICAR no tenga actos cuestionables, pero no desde luego el masacrar personas o quemar brujas).

Mmm, por otra parte la ICAR no, pero me suena que sí que la iglesia ha pedido perdón por unas cuantas cosas, diría que por la caza de brujas y por lo de ¿Galileo? sí. Igual hasta hay una página web acerca del tema.

A mi la película tampoco me emocionó, pero también me hizo reflexionar.

P.D. Se ve que el otro día la nave del misterio te interesó más de lo que pensaba xD

Ahores dijo...

Eso de la ICAR actual no tiene culpa de nada es una tontería que estoy hartito ya de escuchar. Son los herederos ideológicos de los cristianos del ayer y como tal actúan. No hay más que verlos apuntándose y promoviendo cualquier manifestación contra los derechos derechos de las personas o criticando siempre la libertad o el pensamiento crítico, favoreciendo con sus declaraciones la propagación del VIH, o simplemente, lo que ya es el colmo, obstaculizando siempre todo avance científico, como en el caso de la Biología Evolutiva y la soberana estupidez del creacionismo. Eso por no hablar de que siguen frustrando a millones de personas que jamás podrán alcanzar la "libertad intelectual" como yo lo llamo y seguirán viviendo en la represión sexual y moral todas sus misérrimas vidas por culpa de la maldita idea de culpa que el cristianismo ha conseguido implantar en el inconsciente colectivo.
Por tanto, que no me vengan con historias de que no tienen culpa de lo que hayan hecho sus predecesores. Ellos lo sabían y aún así se apuntan al club porque apoyan ese legado. Así de claro. Y si hoy les dejaran seguir quemando gente, no te quepa duda de que lo harían. No es que ahora sean "moderado", no, es que ahora no les dejamos ser tan "agresivos" (aunque dile tú al que se contagió de VIH que las conductas de la ICAR no son criminales y genocidas).

PD: Y no tienen que pedir perdón, que también. Tienen que desaparecer. Mientras no lo hagan seguiremos arrastrando un lastre pesadísimo para la Humanidad.

SGS dijo...

Es que no se pide responsabilidades a los cristianos actuales por crímenes cometidos hace 500 años, se piden responsabilidades a una organización cuasicriminal.

A mi el perdón no me vale de nada en estos casos, uno no perdona un crimen, se le juzga...

En el caso de las sectas, se disuelven y se juzga a sus máximos responsables, si bien no se hace por crímenes pasados que se haga por los actuales... vulneración de derechos, casos de pederastia, estafa etc...

PD: tengo más ganas de verla.

Ahores dijo...

@SGS: La verdad es que fui al cine de Las Termas en Lugo, a un precio decente y con unas condiciones decentes, porque respecto al cine en Santiago suscribo lo que ya comentó zetxek en su blog.

SGS dijo...

Me encanto la pelicula... y tengo que decir que lo que mas jode mas alla de la tristisima muerte de Hipatia es el texto final de Johaness Kepler... "Pasaron siglos hasta que se llego, acepto y profundizo la misma conclusion"

Y bueno... la otra reflexion que te propongo al margen de la critica de la pelicula es la siguiente:

Ver la Vida de Brian otra vez (supongo que la viste) y plantearte si es en realidad una comedia.

Ahores dijo...

Lo que comentas de La Vida de Brian no deja de ser una aplicación más de la Ley de Poe: una parodia lo suficientemente extrema es indistinguible del fundamentalismo religioso.

SGS dijo...

El artículo de la ley de Poe es buenísimo... tampoco sabía de la existencia de la rationalwiki xD

hala, me cundio tanto la peli como la crónica :p

Ahores dijo...

Este blog es lo que tiene ;)

SGS dijo...

buah, flipado xD

Shanya dijo...

He tenido el placer de disfrutar de Ágora hace apenas un par de días y después de leer tu crítica de arriba a abajo y todos los comentarios que ella ha suscitado he de decir que estoy de acuerdo contigo en muchos puntos: yo también acabé odiando el cristianismo y todo lo que acarreó en aquella época,y sí, el guión es demasiado simple, desmerece de un Amenábar que nos tiene acostumbrados a filmes como "Abre los ojos". Pero creo que os olvidais de un punto importante de la película, y es simplemente el hecho de que la protagonista sea una mujer. El filme es también en muchos aspectos una muestra del machismo que todavía hoy reina en la Sociedad. Al margen del conflicto místico religioso, el personaje de Hipatia no es solo odiado y vapuleado por no dejarse engatusar por este tipo de ideas, si no simplemente es temido por los varones que dominan la sociedad por ser una persona que alcanza a entender aspectos de la vida y la filosofía que ellos mismos no son capaces ni de atisbar. Es el único personaje que es fiel a sus creencias en la película de principio a fin. Y con esto tenemos otro ejemplo más de como el hombre, movido en muchos aspectos de su vida por su Testosterona y por el miedo a sentirse inferior, es incapaz de enfrentarse a todo aquello que él no concibe.