viernes, 31 de octubre de 2008

Al fin soy libre

Bueno, pues al final, con susto de por medio y todo, soy libre. He conseguido medio enmendar lo que mi madre (en toda su buen intención, espero) me hizo sin yo pedirlo ni quererlo ni tener posibilidades de negarme.

Aquí está la prueba:

4 comentarios:

SGS dijo...

Y como va ahora eso? no puedes entrar en una iglesia? te quemas con el agua bendita? No vas a poder ser padrino? Te haras el contrabautizo en una secta satanica? hara frio alla donde vayas? xD

zetxek dijo...

Por favor, resuelve las dudas de santi porque ahora también me asaltan a mi. Si rellenamos una pistola de agua con agua de una pila bautismal... acabaremos contigo como si fuese kriptonita vs supermán?!???

Ahores dijo...

Pues lo que ha cambiado, aparte de todos los "perjuicios" que me recuerdan en la carta (me excluyen de sus sacramentos, de sus exeqias, etc) es que ya no soy un número más en sus listas de católicos, gracias a las cuales pretenden justificar que el Estado les dé dinero de nuestros impuestos.

Por lo demás, a mi el agua bendita, dado que nunca fui catolico, ni me afectó ni me afecta ni me afectará, como mucho, podría pillar alguna guarrada porque el agua estancada es bastante cochina y tiende a ser un nido de bacterias.

Meldinov dijo...

Sinceramente, Felicidades.
A ver si me animo y doy el paso yo también.