sábado, 11 de octubre de 2008

El Gen Egoísta

"El gen egoísta" (The Selfish Gene)
Richard Dawkins
Salvat Editores SA
ISBN: 9788434501782

Bueno, reabierto el blog, ya había retomando las recomendaciones musicales, así que ahora le toca a las reviews de libros. Y éste corría especial prisa teniendo en cuenta que hace ya un mes que lo terminé... 
Pero bueno, vamos al meollo de la cuestión. Para empezar creo que hay que aclarar que "El gen egoísta" NO trata ni de que el comportamiento humano está dominado por los genes, ni de que los genes sean, literalmente hablando, egoístas o tengan cualquier otro tipo de motivación consciente, ni mucho menos. El título no es más que una metáfora. Y aclaro esto porque ya han sido varias las personas con las que he comentado que había leído este libro y me decían algo del estilo de "ah si me suena, va de una teoría que dice que los genes nos controlan". Y no sólo en la calle, como el propio Dawkins explica en varias notas a pie de página, muchas de las críticas que ha recibido su libro vienen de malentendidos o en muchos casos de ni siquiera haber leído el capítulo entero, y eso que Dawkins reitera siempre cuando está utilizado metáforas... pos na, mucha gente saca trozos de texto y claro, sin contexto, se prestan a simplificación y malinterpretación.

Aclarada ahora esta cuestión, veamos ahora cual es la teoría que pretende exponer "El gen egoísta". La teoría de Richard Dawkins es que la unidad de selección fundamental no es ni la especie, ni el grupo, ni tan siquiera el individuo como se venía pensando (y se sigue pensando por parte de la comunidad científica) sino el gen. Pero ojo, el concepto de gen que utiliza Dawkins en esta teoria es el de aquello que se separa y recombina con frecuencia apreciable y exclusivamente éste. Asimismo, hay que entender que cuando se habla de un gen para el comportamiento x, no se está diciendo que haya un único gen que determine ese comportamiento, sino que la presencia de un alelo u otro, a igualdad de todos los demas genes, tiene como consecuencia comportamientos diferentes, lo que a su vez hace que cuando la selección natural actúa seleccionando un comportamiento u otro, en realidad está seleccionando genes. Y repito, no hay genes individualizados para un comportamiento. Puede ser que un determinado comportamiento necesite 48 genes para producirse, pero se trata de que el cambio en unos de estos genes, permaneciendo los otros 47 iguales puede producir una diferencia, leve o no, en este comportamiento. De esta forma, la selección natural actúa haciendoo predominar unos alelos u otros en el acervo genético. Y esta idea es fundamental en el libro, original de Wilson, que ya la había introducido en su Sociobiología de 1976.
Dawkins es etólogo, y por tanto, el libro trata de comportamiento animal, pero sin embargo, los mecanismos evolutivos de los comportamientos son aplicables también a todas las demás características de los seres vivos.

En los sucesivos capítulos, Dawkins va aplicando esta teoría para explicar diversos comportamientos del reino animal, de paso que desmonta la selección de grupo y explica entre otras cosas la selección de parentesco y el comportamiento de los insectos sociales a la luz de esta nueva teoría, algo que no se podía explicar satisfactoriamente con la selección de grupo.
En estos capitulos, vamos descubriendo que analizados en profundidad todos los comportamientos animales que a simple vista parecen altruistas ('por el bien del grupo') no lo son tanto, sino que buscan siempre el mayor beneficio posible en una situación dada.
Además, Dawkins nos introduce en el concepto de las Estrategias Evolutivamente Estables (EEE) para explicar que aunque comunmente se tiene la idea de que siempre la evolución va dirigida a conseguir "la mejor" adaptación, en el caso de los comportamientos no sucede así, sino que predomina aquella o aquellas estrategias que son capaces de desenvolverse bien ante cualquier otra estragia de comportamiento. Para profundizar más en este aspecto concreto, Dawkins recurre al Dilema del Prisionero y la teoría de juegos de Axelrod, y este ha sido precisamente uno de los aspectos que más interesante y sorprendente me ha parecido.

Por último, Dawkins, sin entrar en si la idea original es suya o o, introduce en este libro el concepto de Meme y Memética, que no es más que la teoría del gen egoísta aplicada a las ideas o "unidades culturales" por así decirlo. Así por ejemplo, la religión católica es un meme, que ha tenido mucho éxito al extenderse en el acervo de memes debido a que tiene varias características que ayudan a su difusión. La propia teoría del gen egoísta también es un meme, que aparece en el acervo de memes y en este caso ha tenido éxito y se ha extendido. Realmente, pienso que la memética es una idea muy sugerente y atractiva (otro meme xD) con gran capacidad de explicación.

Todo esto que he comentado, escrito por mí, puede parecer un tostón infumable, pero no, porque Dawkins es el mejor divulgador científico que he conocido. Se puede discrepar de sus teorías, pero eso hay que reconocérselo. Y sin duda, "El Gen Egoísta", en su brevedad y aparente sencillez, profundida mucho más de lo que se podría pensar, y de hecho, el propio Dawkins dice en el prólogo que está pensado tanto para legos en la materia como para estudiantes de Biología.

Sin duda, un libro muy recomendable si te interesa la Biología Evolutiva. A mí me ha parecido muy interesante y su lectura es muy amena, aunque a veces haya que pararse para entender bien algunos conceptos. Y desde luego, pienso leer en cuanto pueda "El fenotipo extendido", obra culmen de Dawkins y donde amplía y profundiza más en su teoría del gen egoísta.

2 comentarios:

copepodo dijo...

Buena síntesis de "El gen egoísta", sí señor. Es un libro por el que tengo un cariño especial, me impresionó mucho su lectura. Con el tiempo he visto que Dawkins es muy taxativo y ciertas ideas suyas son bastante discutibles (pero claro, eso no lo sabes hasta que no lees a otros autores, como Gould, mucho menos adaptacionista), pero siempre me han parecido muy formativos. La parte de las EEEs y la teoría de juegos (y el famoso "donde las dan las toman"), fue mi parte favorita.

Por desgracia no he leído "el fenotipo extendido", pero ya puestos te recomiendo "el relojero ciego", que también te gustará ya que comparte esa chispa sorprendente del gen egoísta al tratar aspectos fundamentales sobre el funcionamiento de la evolución y cómo los seres vivos podemos estar "diseñados" sin necesidad de que haya ningún "diseñador".

Saludos

Ahores dijo...

Sí, "El Relojero Ciego" también tengo intención de leerlo.
A Gould, pues también lo estoy leyendo, concretamente "La estructura de la teoría de la evolución", pero claro, es mucho más denso que El gen egoísta y me está llevando mucho más tiempo :P