martes, 4 de julio de 2006

Hasta las narices de tanta hipocresía

Así es como está gran parte de la sociedad española, entre los que me incluyo, con la prepotente actitud de superioridad moral que se gastan en el PePe. Leo hoy en El Mundo, que el nuevo sicario del mafioso Murdoch, JoseMari "Ansar" se ha dedicado a despotricar a gusto en su última intervención en la FAES contra Zapatero, aludiendo a la ya gastada retórica sobre la rendición del Gobierno ante los terroristas y demás sandeces.
Bueno, en primer lugar hay que decir que cada uno es libre de pensar lo que quiera y difundirlo. Hasta aquí todo correcto. Pero resulta que el señor "Ansar" es un ex-presidente del Gobierno español, y sería miembro del Consejo de Estado de no dedicarse en sus ratos libres a actividades de corte mafioso con tipos como Murdoch. Y en esa posición, lo mínimo que se le exige es lo mismo que se le ha exigido a todos sus predecesores en el cargo, es decir, cierta discreción política, que sepa guardar las formas y la compostura, y sobre todo, respeto por los gobiernos sucesivos. A mí me la repanpinfla muchísimo lo que diga este genocida, pero independientemente de eso, su cargo le obliga a todo lo que acabo de decir, aunque solo sea por una simple cuestión de respeto al pueblo español. Pero bueno, supongo que no se le pueden pedir peras al olmo, y que si durante 8 años se dedicó a insultar, calumniar y crispar, no iba a dejar de hacerlo ahora, que además de tener más tiempo libre, tiene un excelente maestro en estas lides como es el señor Murdoch.
En segundo lugar, con su discursito, no solo ha incumplido su papel institucional, sino que además lo único que hace es demostrar su supina hipocresía, habitual por otro lado en su partido. Habría que recordarle al señor "Ansar" que él y su gobierno negociaron con ETA (¿o debería decir "Movimiento de Liberación Nacional Vasco", señor Aznar?) e hicieron concesiones políticas a la banda. Por suerte existen las hemerotecas, así que hagamos un poco de memoria:

-ANTES de que ETA declarase un alto el fuego indefinido en septiembre de 1998, el Gobierno de Aznar acercó a 135 presos de ETA al País Vasco, incluso en pleno secuestro de Ortega Lara.
-El 3 de noviembre de 1998 la agencia Efe distribuye un despacho en el que se confirmaba que Aznar había autorizado contactos con el entorno de la banda terrorista ETA. Según fuentes del Gobierno, los contactos con el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) tenían como objetivo "acreditar" la voluntad de la organización terrorista de "dar los pasos necesarios para abrir un proceso de paz mediante el cese definitivo de la violencia". Aznar, según las mismas fuentes, no quería intermediarios entre el Gobierno y el entorno del MLNV, y pretendía dirigir personalmente el proceso de paz. Y dejaba abierta la puerta a una interlocución directa con el líder de Euskal Herritarrok (EH), Arnaldo Otegi.
- 4 de noviembre de 1998. En una rueda de prensa conjunta con el líder de la Autoridad Palestina, Yasir Arafat, de visita en España, Aznar fue preguntado sobre estas informaciones: "Le quería preguntar sobre la iniciativa suya que se conoció ayer [...]. Si tiene un calendario y si ha tenido algo que ver en esta iniciativa la moderación relativa de EH después de las elecciones en el País Vasco" Su respuesta fue la siguiente: "Yo he querido que los ciudadanos supieran y tengan muy claro que el Gobierno, y yo personalmente, ha autorizado contactos con el entorno del Movimiento Vasco de Liberación. Lo he autorizado personalmente y quiero que los españoles lo sepan [...]. Cuantos pasos tengamos que dar en este camino serán conocidos por la opinión pública española, que los podrá juzgar y los podrá valorar. Evidentemente, otra cosa distinta es, si da lugar a un proceso de reuniones o conversaciones, la materialización, lo concreto, el detalle, de eso, que tiene que estar sujeto al principio, como es lógico, de la discreción y de la reserva. Y estoy seguro de que al mantenimiento de ese principio me van a prestar ustedes su colaboración y su comprensión entusiasta [...]. Y, naturalmente, si se llega a un final de cese definitivo de la violencia, eso será por todos y para todos; no será de unos contra otros, será de todos y para todos, y todos, naturalmente, habrán contribuido a ello y todos participarán del mismo. El Gobierno tiene responsabilidades, a veces, intransferibles, y en esta situación, como en todas, hay una responsabilidad intransferible del Gobierno y del presidente del Gobierno; y hay unas responsabilidades compartidas, y hay que saber distinguir claramente lo que son responsabilidades intransferibles y responsabilidades compartidas. Alguien tenía que comenzar, alguien tiene que dar la señal, y eso no es una responsabilidad compartida, sino que es una responsabilidad estrictamente intransferible. Pero, por el lado de los diálogos con los partidos políticos, con los diálogos con las formaciones políticas, especialmente con el diálogo con la oposición parlamentaria, yo sugeriría claramente mucha tranquilidad, porque hay muchas razones para que todos los grupos parlamentarios y todos los partidos, en este caso el principal partido de la oposición, esté sumamente tranquilo en toda esta cuestión. Y, por último, quiero decir que la decisión que yo he tomado es una decisión que entra dentro del principio de coherencia. Yo he establecido la transparencia, el consenso y la coherencia. La sociedad española desea fervientemente que el Gobierno diese este paso y que lo diese amparado en la razón, y, en este caso, amparado en la razón de los hechos y en la razón de las urnas, habiendo hablado los ciudadanos vascos".
- 5 de noviembre. Aznar anunciaba que estaba dispuesto "al perdón y a la generosidad" si ETA aceptaba el resultado de las elecciones y renunciaba definitivamente a las armas.
-El 11 de diciembre de 1998, una delegación de la entonces legal HB integrada por sus dirigentes Arnaldo Otegi y Pernando Barrena, el líder del sindicato abertzale LAB, Rafael Díez Usabiaga, y el abogado Íñigo Iruin se reunieron en secreto durante tres horas con tres enviados personales del presidente del Gobierno, José María Aznar. Estos hombres eran su jefe de gabinete, Javier Zarzalejos; el secretario de Estado de Seguridad, Ricardo Martí Fluxà, y Pedro Arriola, asesor electoral de Aznar, las mismas personas que cinco meses después se reunirían en Suiza con la dirección de ETA.La cita con HB se produjo en un chalé de la comarca burgalesa de Juarros hasta el que los representantes de HB llegaron con la Guardia Civil dándoles paso. Aznar había anunciado cinco semanas antes su autorización para celebrar contactos con el "Movimiento de Liberación Nacional Vasco" tras la tregua etarra de ese año.En la reunión, cuyos detalles precisó Gara en mayo de 2005, los representantes de HB abordaron cuestiones como la territorialidad y la autodeterminación, mientras los enviados del Ejecutivo se esforzaban en averiguar el alcance de la decisión de ETA. La negativa del Gobierno al compromiso acordado en la cita de revelar que ésta se había producido frustró un nuevo contacto. Hasta finales de agosto de 1999, Aznar no reconoció públicamente esa reunión de Burgos.
-El 18 de diciembre el Ministerio del Interior decidió el traslado a cárceles de la Península de los 21 presos de ETA, que cumplían condena en cárceles de Canarias (12), Baleares (3), Ceuta (3) y Melilla (3). Entre ellos figuraban algunos con numerosas condenas por delitos de sangre, como Juan Lorenzo Lasa Michelena, José Ignacio de Juana Chaos, Domingo Troitiño o Jesús María Zabarte. Ese mismo día, Aznar, en una declaración en La Moncloa, habla de "proceso de normalización" e incluso señala, en alusión a la hoy ilegalizada Batasuna: "Tomar posesión de un escaño siempre es preferible a empuñar las armas".
-En mayo de 1999 tuvo lugar la celebración en Suiza de un encuentro entre la misma delegación de Aznar que se reunió con la de la hoy ilegalizada Batasuna en Burgos, y otra de ETA, encabezada por su líder entonces Mikel Albizu, Mikel Antza, acompañado de Vicente Goikoetxea y Belén González Peñalba. Ésta también participó en las conversaciones de Argel y tomó notas durante todo el encuentro. La reunión tuvo un moderador, el entonces Obispo de Bilbao, Juan María Uriarte. Las actas de la reunión, que redactó González Peñalba, fueron publicadas meses después en el diario Gara. Nadie las ha desmentido. Los interlocutores de Aznar, en conversaciones informales con los periodistas, dijeron que su objetivo con la reunión, que se alargó hasta cuatro horas, era conocer la disposición de ETA a dejar la violencia de definitivamente (aún había sólo tregua indefinida), pero también admitieron que estaban dispuestos a ofrecer "paz por presos". La delegación de Aznar admitió su frustración porque no logró ese objetivo: abrir un proceso de paz en el que ETA se comprometiera al cese definitivo de las armas a cambio de buscar soluciones para sus presos, como dice el punto 10 del Pacto de Ajuria Enea. No obstante, Aznar tuvo un nuevo gesto y el Ministerio del Interior acerca el 7 de septiembre a 105 presos de ETA a lugares más próximos de origen, incluyendo el País Vasco.
-Finalmente, ETA rompe su tregua indefinida en noviembre. Pero en su comunicado no acusó de la ruptura al Gobierno Aznar sino al PNV y a EA por "no avanzar en los objetivos de la construcción nacional" que la banda quiso compaginar con las conversaciones con el Ejecutivo sobre los presos.

Teniendo todo esto en cuenta, a lo mejor el señor "Ansar" debería cerrar su boquita antes de volver a decir más tonterias y de calumniar al presidente de Gobierno. En este punto es necesario recordar que Zapatero ha dicho por activa y por pasiva que no negociará con ETA hasta que anuncie el abandono definitivo de las armas, y que después no negociarán temas políticos. Y no solo lo ha dicho Zapatero, sino que figura textualmente en el punto segundo de la resolución que el Gobierno presentó al respecto en el Congreso.
Así que yo vuelvo a recomendarle al señor Aznar que, si tiene un mínimo respeto por los ciudadanos españoles, que por favor no se ría en nuestra cara, que se dedique a sus negocios mafiosos y que nos deje en paz de una puta vez.

En cuanto al señor Rajoy y sus secuaces otro tanto. Ellos fueron miembros del gobierno de Aznar y negociaron con ETA, haciendo concesiones a cambio de nada. Por tanto, ahora se les debe EXIGIR que apoyen al gobierno de Zapatero en este proceso. No es que haya que pedírselo, no, es que es su obligación democrática. Su actual actitud solo puede entenderse si se tiene en cuenta que uno de los principales argumentos electorales del PePe ha sido siempre la cuestión de ETA y si se les acaba el chollo, perderán una de sus grandes bazas, especialmente si es gracias al PSOE. Lejos de mí afirmar tal cosa (aunque lo crea), pero es lo que están dando a entender. En todo caso, me parece una actitud sucia, vil y rastrera la que están teniendo, puesto que están criticando lo que ellos mismos hicieron no hace tantos años. Pero lo peor de todo, lo que me resulta más repulsivo y vomitivo es la politización que está haciendo el PePe con las víctimas de ETA, empezando con el escándalo de la AVT, que no tengo yo muy claro si es un partido o una asociación de víctimas, y terminando en las declaraciones de Aznar diciendo que las víctimas han muerto para nada. Si eso no es crispar con fines partidistas, que baje Dios y lo vea.

Por último, quisiera destacar también a los otros protagonistas de este proceso, que son los medios de comunicación. Curiosamente, durante la tregua del 98 y las negociaciones del PePe con ETA todos los medios de comunicación apoyaron decididamente los pasos del gobierno. En cambio, ahora, El Mundo y compañía le siguen el juego al PePe y se dedican a calumniar, crispar y criticar todo lo que hace Zapatero o el gobierno. Una muestra más de la imparcialidad de algunos periódicos que se dicen "objetivos".

A mí es que no me cabe en la cabeza cómo es posible que no todos quieran la paz y el fin de ETA. Nadie va a rendirse ni a pagar un precio político por nada. Simplemente se trata de negociar una salida que convenga a todos para que pueda ponerse fin a la violencia. ETA no son cuatro amigos que asesinan gente en su tiempo libre. ETA es el resultado final de un entramado social muy amplio que responde a la ideología de una mayoría de la población vasca. Por mucho que se diga, los hechos están ahí. El PNV ha ganado todas las elecciones en el País Vasco y un nada desdeñable porcentaje de los votantes vota a HB. Esto es un problema estructural que viene de muy largo y que habrá que ver como se puede solucionar. Lo que está claro es cómo no se va a solucionar, y es con el inmovilismo. Está muy claro que no se puede poner fin a la lucha judicial y policial contra la banda terrorista. Eso jamás. Pero también hay que tener muy claro que cuando caiga un etarra habrá 2 más para ocupar su puesto, y que sólo con eso no vamos a ninguna parte. Por tanto, la solución pasa por arreglar el problema en su raíz, y esa raíz está en las aspiraciones políticas de los vascos, nos guste o no.

Y ya para terminar, a mí NO me gusta como se está llevando la negociación con ETA, porque me parece muy poco discreta y demasiado mediática, aunque la culpa no es exclusivamente de la mala gestión que el PSOE está haciendo con este asunto, sino también de los medios como "El mundo" que no hacen más que magnificar calumnias y crispar con el tema. Pero, a pesar de todo, apoyo todo lo que haga el Gobierno, porque si hay una posibilidad de poner fin a la violencia, hay que aprovecharla y exprimirla al máximo, porque es algo que vale la pena. Dejemos que negocien, y veamos que acuerdo se alcanza. Después, y solo después ya juzgaremos si el acuerdo es bueno o no. Eso es lo único que yo pediría al PePe.

Más información | www.losgenoveses.net

3 comentarios:

Rafa dijo...

Pues sí, hipocresía es la palabra. ¿Por qué la memoria de la gente es tan selectiva? ¿Tendrá éxito esta maniobra de cambiar la historia? ¿Hasta cuándo van a seguir los peperos tocando las narices con lo de el intento de proceso de paz?
Esta oposición de acoso y derribo ni es oposición ni es nada, consiguen que el ambiente político sea irrespirable.

Alfie dijo...

¡Ay! que lábil es la memoria de determinadas personas, sobre todo cuando están ahora en la acera de enfrente, JEJEJEJEJE. Más hipócrita no puede ser. Sólo espero y deseo que esta maniobra sólo haya servido para que unan más sus fuerzas el resto de partidos para sacar a delante ese PEDAZO DE ACUERDO DE PAZ, QUE YA VA SIENDO HORA, POR TODOS Y PARA TODOS.

Ahores dijo...

A mi lo que más me jode de todo es ese ari de superioridad moral que se dan, y aún por encima pretenden ir de víctimas e incomprendidos como si lo más lógico en su cruzada contra el mundo es que estemos equivocados todos menos ellos y no al revés.