martes, 12 de septiembre de 2006

Y aquí vemos... ¿qué?

Llega el 11-S y de nuevo nos vuelven a dar la murga con los "atentados" del año 2001 en los USA. Como sabréis, en mi humilde opinión, una enorme farsa, como ya he comenzado a explicar, y como seguiré haciendo en cuanto tenga tiempo para elaborar varios post sobre el tema.

Pero, si hay algo que me revienta infinitamente son los dichosos vídeos del "atentado" en el Pentágono. Hoy, tanto en las noticias de la mañana como en las del mediodía, tuve que oír a la correspondiente señorita diciendo "Y en estas imágenes vemos el impacto del avión contra el Pentágano". Como ya dije cuando expuse las principales pruebas de que ningún avión se estrelló contra el Pentágono el 11 de Septiembre de 2001, quien no quiera ver la realidad es porque se empeña en cerrar los ojos. Aún así, puedo entender que haya quien le cueste aceptar que haya podido ser engañado y manipulado por los medios de comunicación. Vale, me parece perfecto. Eso es una cosa, pero es que otra muy distinta es tomarnos por imbéciles integrales. Es que simple y llanamente, en ninguno de los dos vídeos que las autoridades han dejado ver, EN NINGUNO SE VE NINGÚN AVIÓN. No me cansaré de repetirlo. Se puede creer o no que haya habido o no haya habido conspiración. Se puede creer incluso en los pitufos. Pero lo que no se puede creer es que en estos vídeos se vea un avión estrellándose contra el Pentágono (recordemos que las dimensiones de un Boing 757 son de 38x47x13,5 m y que la altura del Pentágono es de 24 m). Es que sencillamente no se ve. No me cabe ni me cabrá en la cabeza que se pongan estas imagénes una y otra vez en la televisión con la dichosa coletilla de la presentadora correspondiente y que nadie se extrañe siquiera un poco de no ver avión alguno. Empiezo a pensar que soy raro o que tengo graves problemas de visión...

Y por último, aunque ya puse los vídeos en un post anterior, los vuelvo a poner y le suplico desde aquí a cualquiera que me escuche que por favor me diga donde narices se ve un Boing 757 en cualquiera de estos dos vídeos.




2 comentarios:

Rafa dijo...

He estado mirando la documentación que aportas y me has convencido, y es más, no doy crédito. Hasta ahora conocía de oídas el tema del avión del Pentágono pero no había visto ni videos ni nada,más que nada porque siempre ponen las imágenes del WTC y lo del Pentágono... pues yo nunca lo había visto hasta ahora. Todo lo más la recreación de los atentados de la versión digital de El País. En ella se muestra que el avión, al chocar contra el Pentágono destroza los sucesivos bloques concéntricos hasta llegar poco menos que al centro del edificio (cosa totalmente razonable, por otra parte, si se tiene en cuenta el efecto que tuvo el impacto de un vuelo comercial en un rascacielos). Evidentemente es imposible que el "rasguño" que se ve en las fotos las haya producido un avión.
Me dejas a cuadros, de verdad.
Y por supuesto es alucinante el cinismo con el que se anuncian los videos. ¡Hasta qué punto llega el conformismo que se es capaz de hacer creer a millones de personas algo aunque se vea claramente que no es así!

Ahores dijo...

Hombre, yo me considero bastante escéptico, y cuando recibí el famoso mail cadena que contaba algo de esto la verdad es que no le dí mucho crédito. Pero, algunas semanas más tarde empecé a descubrir nuevas evidencias en favor de la teoría del mísil, y buscando información llegué a la inevitable conclusión de que eso fue lo que impacto contra el Pentágono: un misil. Las pruebas están ahí, quien quiera ver que vea, y quien no, que cierre los ojos.
Pero, como he dicho, sin entrar en que fuese un misil o no, en ninguno de estos dos vídeos se ve un Boing 757 ni ningún avión. Es que se mire como se mire, no se ve. Ya publicaré un post con el fotograma anterior al impacto para que podáis comprobar como el objeto que se atisba ni se parece a un avión.
Realmente, es lo que tu has dicho: cinismo puro y duro. Y por encima nos lo ponen una y otra vez como si fuéramos imbéciles. Cosas como esta me confirman que, en efecto, la tele atonta.