martes, 23 de mayo de 2006

Evolución y Ciencia

En Diario de un Copépodo publica Rafa un nuevo post sobre la controversia entre Evolucionismo y Creacionismo, explicando lo que es una teoría científica. Desde aquí quisiera mostrarle mi apoyo en su cruzada contra los creatas y mostrar mi acuerdo total con su post.

Es comprensible que haya personas que necesiten de una Verdad Absoluta para darle sentido a sus vidas y estar tranquilos. Es absolutamente respetable y para eso están las religiones, para proporcionarle a cada uno sus verdades absolutas. El problema viene cuando las religiones pretenden ocupar el lugar de la ciencia, cuando la ciencia, ni es una religión, ni se le parece, ni lo pretende, ni tiene absolutamente nada que ver. Mientras que la religión proporciona verdades doctrinales, la ciencia es una mera herramienta que busca explicar y predecir la realidad.
Dicho así, alguien podría pensar que la ciencia persigue encontrar la verdad, pero esto no es así, aunque muchos científicos se crean en posesión de la verdad. A la ciencia, como herramienta que es, la verdad le trae sin cuidado. A la ciencia lo que le interesa son los modelos formales que dan una explicación a un determinado fenómeno y permiten hacer predicciones acerca de él. Según lo exactas que sean estas previsiones mayor o menor validez tendrá el modelo. De ahí, que un modelo pueda no ser ni parecido a la verdad y sin embargo ser una explicación científica válida porque nos permite hacer predicciones correctas. El paradigma de esto, como ya expliqué en el comentario al post de rafa es la Mecánica Clásica. Hoy sabemos que no es cierta, que el mundo real no se rige por la Mecánica Clásica, y tenemos un nuevo modelo, la Mecánica Cuántica que permite hacer mejores predicciones acerca de los fenómenos físicos, y que por tanto, explica mejor la realidad. Sin embargo, la Mecánica Cuántica hace uso de un andamiaje matemático muy complejo, por lo que resulta mucho más práctico seguir aplicando la Mecánica Clásica a los cuerpos grandes, ya que el error predictivo que se comete es despreciable. Este es un ejemplo de como un modelo formal, sin ser cierto, en determinadas condiciones nos sirve para explicar la realidad.
Todo esto es radicalmente distinto a la religión. En la religión hay una verdad inmutable y dogmática. En la ciencia, en tanto que herramienta que es, los modelos se mejoran y se sustituyen por otros nuevos. Y es bueno que así sea, porque quiere decir que cada vez tenemos mejores herramientas predictivas. Otra cosa distinta son los científicos, que como humanos que son, se equivocan y pueden decir y hacer muchas tonterías.

Y tras este rollo, vamos con la Evolución. Como comentó Rafa, la Evolución es un hecho comprobado y contrastado, que nadie puede poner en duda. Lo que sí es más discutido es cómo ocurre esta evolución. El mejor modelo que tenemos para explicarla es la Teoría Evolutiva nacida a raíz de las investigaciones de Charles Darwin. Por mucho que se diga que "sólo" es una teoría, esto es mucho decir en ciencia. Para que una hipótesis pase a convertirse en teoría científica ha de sufrir el paso de los años, de los experimentos y de los científicos. Además, según el criterio de Popper ha de ser falsable, esto es, debe ser posible que puedan existir pruebas que demuestren su falsedad. Tras este largo proceso, una hipótesis pasa a convertirse en teoría, que será válida mientras no se pueda demostrar su falsedad o exista una nueva hipótesis con mejor capacidad predictiva.
El Creacionismo en cambio, no es ni siquiera una teoría científica dado que no puede falsarse, porque ¿como se falsea a Dios? Pero es que además, no explica los hechos biológicos (fósiles, taxonomía, genética, embriología) ni permite hacer predicciones que se puedan comprobar experimentalmente, como si lo permite la Teoría Evolutiva. Ante esto, solo se puede decir que es un dogma religioso. Bien, cada uno es libre de creerlo o no. En eso nadie se mete. Lo que no puede ser es que un dogma religioso tenga cabida en la enseñanza pública, y menos aún en una asignatura de ciencias. No por nada, sino porque simplemente no es ciencia, es religión. Que lo enseñen en religión si quieren.

En conclusión, la ciencia no tiene nada que ver con la religión y no pretende inmiscuirse en ella, por tanto, que la religión deje de tocarle las narices a la ciencia y de crear un falso dilema ciencia-religión que ni existe ni puede existir por ser campos sin ninguna relación.

2 comentarios:

Rafa dijo...

Lo has clavado, sí señor, totalmente de acuerdo.
La realidad del mundo es tan compleja y las capacidades sensoriales y cognitivas humanas pueden ser tan limitadas que la ciencia opta por hacer una aproximación a la realidad, lo más fiel posible y gracias a las capacidades de cada época(y siguien do un método, claro, en el que es posible verificar o refutar objetivamente una afirmación o predicción). El ejemplo de la mecánica clásica y cuántica es excelente: la mecánica clásica y la cuántica no dejan de ser ciertas ni falsas, son más o menos fieles a la realidad en función del avance del conocimiento humano (y de nuestras necesidades en un momento determinado, que tampoco es plan de matar moscas a cañonazos).
Te agrego a mi blogroll

Ahores dijo...

Hombre, gracias, siempre se agradece la publicidad gratuita :P
Quedas añadido tu también por supuesto.